You are here
Uncategorized 

¿Qué son los préstamos por internet?

Los préstamos y créditos son instrumentos financieros que cualquier persona o empresa pueden requerir en algún momento. Aunque se tengan hábitos como la planeación de gastos o el ahorro, nadie está exento de afrontar emergencias o de encontrarse ante una oportunidad que no debería dejar pasar y que, no obstante, puede perderse por falta de liquidez.

Entre tales situaciones pueden estar la necesidad de pagar un servicio médico de urgencia, la compra o reparación de un instrumento de trabajo indispensable, la inversión en equipo o materiales para el negocio e incluso el aprovechar una oferta o descuento que no se volverá a presentar en un buen tiempo.

El procedimiento más común a seguir cuando se requiere un préstamo es acudir a una institución bancaria, exponer la situación personal o de la empresa ante un ejecutivo e informarse acerca de los requisitos y trámites que deben cumplirse para presentar la solicitud.

En ocasiones, esa primera entrevista puede ser determinante para que te concedan el préstamo o bien para que te descarten como candidato a uno, por alguna razón. No obstante, lo más seguro es que haya entrevistas de seguimiento, ya sea para que presentes los documentos requeridos o para que la solicitud se someta a una nueva evaluación. De ahí que esta modalidad de préstamo no sea la mejor opción, cuando lo que necesitas es una solución rápida.

Para responder a estas necesidades se crearon los sistemas de préstamos por internet. Las nuevas tecnologías han agilizado las comunicaciones de manera sorprendente en todos los ámbitos de nuestro actuar y el financiero, por supuesto, no ha sido la excepción. El comercio electrónico y la banca en línea fueron los primeros fenómenos que comenzaron a revolucionar la forma en que hacemos transacciones financieras.

Ahora podemos acceder a préstamos por internet y con ello tenemos la posibilidad de solicitar y recibir el capital que necesitamos en el momento ideal para aprovecharlo. En México existen diversas compañías que otorgan préstamos en línea. Para identificar a las que son seguras y que operan de manera legal, basta con revisar sus sitios de internet y buscar los logotipos de la Condusef o el Buró de Crédito. También está la opción de comunicarse con dichas instituciones y comprobar si la compañía que estamos considerando es avalada por ellas.

Una vez comprobada la legitimidad de la compañía prestamista, el procedimiento a seguir para solicitar el préstamo es de lo más sencillo. Sólo hay que ingresar a su sitio web, a cualquier hora del día y desde cualquier dispositivo conectado a internet, y seguir las instrucciones que se encuentran en la página de inicio. Por lo general, éstas consisten en crear una cuenta; seleccionar la cantidad de dinero solicitada y el plazo que se prefiere para pagar; proporcionar algunos datos generales (nombre, domicilio, correo electrónico, número de teléfono celular y CLABE interbancaria); cargar un documento de identificación (en archivo de imagen) y enviar la solicitud.

La evaluación se hace en un corto plazo; por lo general, no tarda más de una hora. Si todo está en orden, la confirmación del crédito se recibe por correo electrónico o mensaje de texto y el dinero se envía por transferencia bancaria a la cuenta del cliente. Esto significa que el monto del préstamo puede recibirse el mismo día en que se hace la solicitud.

El pago de la deuda también suele ser un procedimiento sencillo y con variedad de alternativas para cumplirse; ya sea mediante depósito o transferencia a una cuenta bancaria, cargo a una tarjeta de crédito o pago en tiendas de conveniencia.

Los préstamos por internet son una nueva opción crediticia que está transformando la forma en que manejamos nuestras finanzas. Utilízalos de manera responsable y aprovéchalos para crecer.

Related posts