You are here
Uncategorized 

El alcohol siempre saca lo peor de ti

Seguramente ya han escuchado la frase que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, y es cierta, pero lo realmente interesante es por qué si el alcohol nos saca lo más real de nosotros existe la tan conocida cruda moral. Quizá nos quitamos la máscara de la vida cotidiana, nos expusimos tal cual somos y no nos gustó en nada. En el momento todo era risas y diversión, pero a la mañana siguiente, los recuerdos pesan más que cualquier otro síntoma de la resaca natural.

Decimos cosas que siempre quisimos expresar a cierta persona, pero nunca nos atrevimos ya que nuestro cerebro nos cuidaba de lo que pudiera suceder o nos advertía de que era una pésima idea, pero después de varios litros de bebidas embriagantes, nuestros pensamientos quedan ahogados y sólo flotan en la superficie nuestros deseos más grandes, aquellos que la personalidad que hemos formado a lo largo de la vida no deja salir. Son como rehenes, criminales peligrosos para ti, o al menos eso es lo que hace parecer el cerebro. Es como si alguien que generalmente no habla mucho, es reservado o tímida, de pronto se convierte en el alma de la reunión, cae muy bien a todos, revela lo que hay escondido dentro de su ser sin pensar si es o no una buena idea, sólo se lanza al ruedo y generalmente sale corneado cuando debe regresar a la vida real.

Cree que conquistó al chico o chica de sus sueños, que su poder de seducción fue mayor al de cualquier súper saiyajin fase Dios, que su atrevimiento encaminó a su batallón para ganar la guerra del amor o por lo menos tiene rodeado al enemigo para que con una buena estrategia de ataque logre su cometido. Pero llega la hora de despertar, se sienta en la cama y sus pies sienten el frío de los pisos laminados, se talla los ojos y se rasca la cabeza, cuando los recuerdos comienzan a bombardearlo. Siempre supiste que era una mala idea aventarte porque esa persona ya tiene una relación y tú no tienes ninguna posibilidad, por distintas razones; revelaste cosas que quizá no debiste pues eso podría complicar tu vida personal e hiciste el ridículo moviéndote o lo que tu llamaste bailando con estilo, pero no, visto de una perspectiva diferente, sabes que fuiste más como un bufón. Bienvenido a la cruda moral.

Si bien el alcohol te hace ser más sincero, te permite divertirte mejor, apaga tu capacidad de razonamiento o la hace más lenta y te obliga a cometer error tras error, que en ese momento no lo verás como algo malo, pero espera a regresar a la normalidad; provoca que emerja de las profundidades de tu ser ese yo que te gustaría ser pero que has escondido porque sabes que no trae nada bueno, sólo desgracias y por eso la vida nos enseña a formarnos una personalidad con la que podamos sobrellevar y combinar vida social, laboral y personal. Así que tú decides si quieres caer en las garras del alcohol para ser alguien en el que te has empecinado en no ser.

Related posts