Los Millennials levantaron la mano por México

Los millennials han sido catalogados como jóvenes que no tienen aspiraciones, que sólo siguen las tendencias de las redes sociales o modas como las de tener muebles minimalistas, ser veganos o simplemente dejar todo atrás y sólo soñar con viajar por el mundo para obtener nuevas experiencias que los llevarán a la cima del mundo. Pero tras el terremoto del pasado 19 de septiembre, ellos fueron quienes levantaron la mano por México, se organizaron para ayudar y movieron a todo un país.

Fueron los jóvenes quienes al ver la magnitud de la tragedia se movilizaron para comenzar a remover los escombros y tratar de encontrar gente que aún estuviera con vida, iniciaron la recolección de víveres para los damnificados y comida para quienes pasaron horas en las zonas de derrumbe.

Utilizaron las redes sociales para difundir información, para alertar de la que era falsa, para advertir de la peligrosidad en algunas zonas, para motivarnos con videos de rescates de personas y animales, para invitarnos a donar materiales, dinero o comida, lo que tuviéramos. Fueron la voz de héroes sin capa que asistían a los lugares para dar lo poco o mucho que poseían, de los binomios que arriesgaban su vida para encontrar vida.

Los millennials levantaban el puño para pedir silencio y saber si aún había la posibilidad de sacar a alguien más, una persona viva más. Levantaban los dos puños en señal de victoria, pues alguien aún respiraba, soltaban aplausos cuando veían el cuerpo moverse o lo escuchaban hablar, habían salvado una vida más. No comían ni dormían lo suficiente, sólo querían seguir nutriendo el alma con aplausos, pues significaba que un hermano más tendría una segunda oportunidad. Saturaron de gente las áreas de derrumbe, pero entendieron que si no podía ser ene se lugar, buscarían otro, pero no se quedarían de brazos cruzados ante la tragedia.

Nos demostraron que sí siguen tendencias, pero éstas no siempre son banalidades, pues a veces hacen crecer la voz con un simple hashtag #FuerzaMéxico, escriben por todos aquellos que no pueden dar a conocer su punto de vista, que critican el pésimo accionar del gobierno o alertan de las decisiones que se piensan tomar sin consideraciones por lo que aún pudieran estar entre los escombros.

Se olvidaron de la inseguridad que se vive en México y se animaron a subir a sus autos a gente extraña, que para ellos eran hermanos en desgracia, que necesitaban con urgencia llegar a algún lugar para saber de sus seres queridos, para conocer si el terremoto afectó sus viviendas, o sólo porque necesitaban descansar.

Pero no se olvidaron de exigirle al gobierno, que parecía que no quería ayudar y sólo se aprovecharía de las donaciones de los ciudadanos, por los que les pidieron que donaran sus millonarios recursos, no politizaran con las despensas, y consiguieron resultados positivos.

Los Millennials movieron México, removieron escombros, tuitearon y postearon en las redes sociales, algunos presumiendo sus aportaciones, otros motivando a otros, pero la mayoría relatando que nuestro país seguía en pie gracias a la solidaridad de miles de gente bondadosa que se solidarizó ante un nuevo terremoto, que caía justo el mismo día que el que azotó en 1985.

Read More